Objetivos y
Ejes temáticos

Objetivos

  • Abrir espacios de reflexión compartida, para el intercambio y discusión de ideas, actividades, experiencias y proyectos entre personas, grupos e instituciones interesadas en superar los paradigmas actuales de la educación.
  • Proyectar y analizar, propuestas educativas innovadoras que promuevan el aprendizaje creador, el trabajo cooperativo, el diálogo abierto y respetuoso y la convivencia pacífica e inclusiva.
  • Generar iniciativas para la sistematización de conceptos, metodologías y técnicas psicopedagógicas y didácticas que incentiven en estudiantes y docentes la pasión por el conocimiento junto a un mayor compromiso social.
  • Promover la investigación y experiencias innovadoras inter y transdisciplinarias para cambiar los planes y programas educativos de las instituciones.
  • Favorecer la interculturalidad valorando todas las aportaciones de los pueblos del mundo.

Ejes temáticos

1. Mapas psicológicos y rutas en los territorios

Numerosos son los enfoques teóricos y metodológicos, a los que se hace referencia en las profesiones educativas, a veces perdiendo de vista realidades contextuales y arriesgando con desvitalizar el saber y las relaciones. Se necesita actualizar continuamente los “mapas psicológicos”, dando instrucciones a los cartógrafos del saber, para que ellos puedan reflejar mejor cada espacio de la educación individual y colectiva, readquiriendo profundidad y significado.

  • Reflexiones sobre teorías y metodologías educativas a partir de investigaciones e intervenciones
  • Propuestas educativas institucionales y extrainstitucionales innovadoras
  • Especificidad de contextos y situaciones educativas

2. A los márgenes de la sociedad y a los márgenes del pensamiento

En los márgenes del mundo seguro, existen realidades dolorosas que apartamos de los márgenes de nuestra atención: la realidad de los jóvenes desorientados que no saben o no pueden planificar su propio futuro, los marginados que viven crónicamente en los ghetos y en la ilegalidad, los pobres del mundo excluidos o explotados por la economía global. En estos territorios, la educación es un lugar de esperanza posible, pero la escuela a menudo falla: son testimonio de ello, los altos índices de malestar y dispersión.

  • Educación en las periferias
  • Inclusión, participación, ciudadanía activa y legalidad
  • Investigación e intervención en malestar y dispersión escolar

3. Comunidades que educan y aprendizaje complejo integral

“Para criar a un niño sirve a toda aldea”, sin embargo, escuelas, familias y comunidades locales tienen dificultad para colaborar en la empresa educativa y tratan en vano de dividir los ámbitos de desarrollo de los jóvenes al fragmentar las responsabilidades y las intervenciones educativas. Los educadores sienten a menudo que no tienen un mandato social amplio y fuerte y que tienen que ocuparse solamente de una parte del desarrollo, de un ámbito, de una disciplina y de un conjunto de competencias. Pero el aprendizaje es complejo: involucra al mundo interno y al mundo externo, surge del deseo y la motivación, y debe tener sentido para la vida.

  • Comunidades que educan: investigación e intervenciones en la colaboración entre escuelas, familias e instituciones
  • Regeneración urbana y bienes comunes
  • Aprendizaje formal, no formal e informal

4. Arteducación

La educación debe preservar y potenciar la capacidad creativa y simbólica del ser humano. El arte, que tiene que ver con la belleza pero también con la verdad del mundo, es intrínsecamente educativo (arteducación), pero con demasiada frecuencia se deja al margen de los caminos institucionales o relegado a un segundo plano. En todas sus formas, el arteducación es capaz de movilizar recursos internos, afectivos y cognitivos, despertando el deseo de aprender, crecer y participar. Desde hace mucho tiempo, en todas partes del mundo hay experiencias educativas que muestran el gran potencial educativo y civil del arte.

  • Arteducación: reflexiones teóricas y metodológicas
  • Arte dentro y fuera de la escuela
  • Arte, educación e inclusión

5. Saberes dominantes y saberes originarios

En la historia y en la era de la globalización hay una fuerte tendencia a imponer el saber dominante como verdad absoluta para inculcarlo con violencia epistémica y física, pisoteando los saberes originarios fundados en las experiencias oriundas de cada persona. Es necesario comprometerse con una cultura de convivencia pacífica que sustituya la convivencia forzada de vencedores y vencidos. La valoración de los saberes originarios en las periferias del mundo y las ciudades, es uno de los fundamentos de una nueva cultura de la educación.

  • Educación y valoración de las culturas locales
  • Educación y saberes cotidianos para el bienestar de las personas (movimiento, alimen tación, etc.)
  • Educación e historia de los pueblo

6. Caminos tecnológicos en el contexto global

El mundo interconectado, dominado por las tecnologías de la comunicación, se ha convertido en una única aldea global hipercompleja, en la cual uno se puede perder fácilmente. Se necesita toda la fuerza del hombre para gobernar tanta complejidad y producir nuevos significados, de modo que las tecnologías puedan ponerse a favor de la civilización, y no en contra de ella, como desafortunadamente ya está sucediendo. Es necesario aprender junto con los jóvenes a moverse en el laberinto del progreso informático de la apariencia y la manipulación con los hilos de significado que reconduzcan a los propósitos constructivos y creativos del progreso informático y protejan de su uso deteriorante.

  • Riesgos y potencialidad de las tecnologías
  • Investigación e intervención sobre el buen uso de la tecnología
  • Educación y tecnología para la inclusión

7. Profesiones educativas y responsabilidad social

En un mundo complejo, el trabajo educativo no puede realizarse en soledad, sino que debe nutrirse de la cooperación, la investigación y la inventiva común. Una buena formación teórica y metodológica inicial de docentes y educadores es una condición necesaria pero no suficiente: el profesionalismo educativo también se basa en conocerse a sí mismo, en el sabio gobierno de las relaciones, en la reflexión y en la creatividad que surgen en grupos humanos solidarios. La formación continua de los profesionales de la educación requiere que las sociedades compartan con ellos la responsabilidad de la función de los adultos: es tiempo de romper el aislamiento de la escuela, que no puede ni debe hacerse cargo ella sola del futuro de las nuevas generaciones y necesita de un clima fundado no en la competencia, sino en la cooperación y la solidaridad inter e intrageneracional.

  • Investigación e intervención sobre el bienestar de docentes y educadores
  • Competencia vs. solidaridad entre profesionales de la educación
  • Propuestas para la formación continua de docentes y educadore

8. Educación, historia y futuro

La sociedad contemporánea se caracteriza por una representación del futuro entendido como una amenaza, más que como una promesa. El futuro parece oscuro, es constantemente narrado como lugar de catástrofes ambientales, económicas e históricas, pero no se puede educar sin estar convencidos y convencer al otro de que el futuro personal y colectivo está abierto. Sólo la representación de un futuro abierto y mejor permite una verdadera aspiración de crecer, convertirse en adultos y participar. Es hora de resolver los grandes traumas históricos del pasado que han socavado la confianza en la capacidad humana para progresar. Es tiempo de una educación que vuelva a soñar.

  • Educación y representación del futuro
  • Educación e historia
  • Utopías y distopías educativas